Galpón Piedrabuenarte, ¡Bienvenida sin que me inviten!

Llegué a buscar el galpón a través de una conocida, que me aseguraba que me iba a encantar, que un lugar enorme, que arte, que ganas de hacer cosas, que buena onda, que encima me quedaba cerca…Hasta ahí sonaba “bien”, de esas cosas que tratás de archivar en ese espacio mental donde guardás las cosas que no tenés que olvidar, pero que automáticamente olvidás (el turno con el médico, el apellido del autor, la dirección de donde estás yendo, todo eso…). Lo que no imaginaba era que el Galpón Piedrabuenarte era ESO, lo que es…¡Es fantástico!

Siempre es bueno empezar por el principio: ¿Qué hace ese galpón ahí? Resulta que el barrio “nació” en el galpón literalmente: en él se fabricaron las piezas que hicieron falta para construir el complejo de viviendas, en los 70s. Una vez que terminó esa función, fue utilizado como depósito de la escenografía del Teatro Colón, y de ésa época es que los chicos  me cuentan que empezó su relación con el lugar al que hoy le dan tanta vida. En ese entonces sólo se podía espiar por los huequitos de las chapas, era un lugar al que “no debían” acceder, digamos que estaba ahí y nada más, no tenía relación con ellos. Después el Colón se fue, todo el terreno quedó abandonado y la entrada todavía más prohibida para los chicos, me dice Nico, que se declara “más fanático del galpón que de River”: “El pasto acá tenía como 2 metros, si entrabas era porque ya estabas muy fisura, era peligroso de verdad” (“fisura” en mi país es, digamos…cuando estás en las últimas). Así que el galpón y todo el espacio que lo que lo rodea quedó aislado del barrio, sólo vinculado con delincuencia y drogadicción.

Pero los chicos dejaron de ser tan chicos, se animaron a entrar de a poco, y vieron el potencial del lugar: el galpón es innnnnmenso, y el terreno de alrededor ni les digo! ¡No llego a medir el esfuerzo y la pasión que han puesto y siguen poniendo en el lugar! La cosa es que desde 2006 fueron cortando el pasto, limpiando y ordenando el galpón y poniendo a punto un espacio para jugar a la pelota. Evidentemente las ganas son tan grandes como el terreno y los que participan son de fierro, porque ¡Lo que hay ahora es otro cuento! Y acá va párrafo aparte y algunas imágenes que me ayuden.

Imagen

Si prestás atención, fuera de los prejuicios que rodean a Piedrabuena cuando entrás al barrio no hay terroristas con ametralladoras, digamos…No sé si corrés mucho más peligro que caminando por 9 de Julio y Av. de Mayo a las 6 de la tarde. Es cuestión de ir con cuidado, no meterse donde no conocés, a lo sumo caminar con alguien más. Así fue que sola y con los ojos bien abiertos (pero sólo viendo señoras barriendo la vereda, era sábado a la tarde), en una esquina que yo ya conocía (2 de Abril y Av. Piedrabuena) esperé a Luciano, con quien no había hablado nunca personalmente. Él fue con quien había chateado por Facebook, y con la mejor onda del mundo me vino a buscar hasta ahí, porque el Galpón no está tan a la vista desde la avenida. Y así mientras charlábamos del barrio, de qué hacíamos en la vida y esas cosas, caminamos una cuadra y llegamos al terreno, donde sin que tenga que nisiquiera pedírselo me mostró toooodo lo que había, un poco a lo “guía turístico” y un poco también con el orgullo que un papá te presenta a su hijo. ¡Era muy necesario un guía, hay mil cosas hechas y por hacer, y mucho espacio!

Ni bien accedés al terreno que rodea el galpón te recibe “el living”, que hace unos años no era nada, claro, y ahora es un espacio con sillones y una “mesita ratona”, pero al aire libre. Lugar de reunión y de mate para nosotros y para todos, por supuesto.

Imagen

Porque de los sillones en desuso o rotos, los muchachos y compañía han hecho toda una obra de diseño revistiéndolos con cemento y dejándolos como un lienzo en blanco para la intervención de algún artista o de cualquiera que quiera dejar su marca. También aprovecharon otras cosas que ya no sirven e hicieron moldes, como la guitarra muda que está apoyada en el sillón, a la que le faltaba la tapa, o la pelota de fútbol que ahora es un apoya-mate. Algunas piezas aún están en construcción, y otras ya están hasta revestidas con tapitas de botellas :)

Imagen

ImagenImagen

En todo el parque al aire libre también hay juegos de plaza para chicos que estaban descartados en una plaza, una especie de torrecita lúdica hecha por un grupo de arquitectos también con materiales de descarte, una cancha donde conviven el fútbol, el básquet y lo que quiera jugarse, una huerta que aún no conocí, y un montón de ideas y proyectos que van a ir tomando forma con tiempo y manos que quieran sumarse.

Siguiendo el tour, conocí el galpón propiamente dicho. Y acá va la descripción de lo que un poco es la sala de operaciones de todo lo que se ve afuera. Llegás y ¡Hola!, te saluda una escultura de Luciano…¿Alguna vez pensaron que un grabador puede ser una nariz?

Imagen

Esa es una buena bienvenida para todo lo que sigue, espacios y más espacios donde se ve mucho trabajo, mucho esfuerzo, mucho arte, mucho cuidado, mucho tiempo, mucho espacio, muchos materiales y mucho potencial, ¿Me explico masomenos? El galpón tiene como 180×10 metros, calculo, y es una gran isla de posibilidades y de trabajos hechos. Luciano me muestra la última remodelación: “Mirá, esa es una ventana que le hice recién a la oficina con una luneta de auto. ¡Así no perdés de vista lo que estás haciendo afuera mientras laburás adentro!”. Y así es, tal cual, un boquete en la pared donde encaja perfecta la luneta, cosa que nunca había visto en mi vida. Bueno, nada de esto había visto en mi vida en realidad!

En el resto del galpón hay de todo. Hay espacios con tablones y muchas herramientas para trabajar, y sobre todo una cantidad y variedad impresionante de materiales disponibles para hacer cosas. En otra mesa están las cosas de Lucía, una cálida ceramista que está preparando algunas luminarias e instrumentos musicales. Ella como yo fue a conocer el lugar y empezó a ir cada vez más seguido, “y ahora vengo casi todos los días, estoy más tiempo acá que en mi casa masomenos”, me dice contenta.

Seguimos caminando y no faltan lugares donde Pepi tiene expuestas algunas pinturas y Luciano algunas fotos, y hay también unos cuantos atriles vacíos que te dan unas ganas de ponerte a pintar que no les explico…Muebles y partes de muebles, murales, cajas con escenografía del Colón, algunos perritos amigos que viven ahí, y hasta unas oficinas y baños que hace poco construyeron unas empresas a cambio de usar el galpón para hacer algunos trabajos, según me cuentan. ¡Todo “a pulmón”, todo!

Imagen

Imagen

Y al final del galpón y del recorrido, mate de por medio, nos sumamos a una ronda de mate que ya había empezado y me recibió con una energía de lo más cálida. Así fue que mientras conversábamos sobre cosas que se viven en el barrio, proyectos,  vivencias, extraterrestres, políticos que seguro son extraterrestres y muchas cosas más, yo pensaba en cuándo iba a volver y en qué podría poner manos a la obra…Más adelante les contaré :) 

Por ahora el lugar está en preparación para hacer más intensamente talleres, espectáculos y exposiciones, pero ya se han hecho varias cosas: recitales barriales, “encuentros de artistas”, talleres semanales de pintura mural donde se llena el barrio de colores, además del galpón, ha entrenado una compañía de circo, algunos colegios van a visitarlos como excursión y varias cosas por el estilo.

Mientras tanto, sepan que así como yo cualquiera puede ir a conocer el lugar y sumarse a lo que se esté trabajando en el momento, o proponer algo nuevo, lo que quieran siempre que sea con buena energía y con ganas de que Piedrabuenarte siga creciendo.

Seguiré contando prontísimo :)

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s